CONSIGUE LA MEJOR IMPRESIÓN EN TU NEGOCIACIÓN CON BANCOS: LO QUE LE INTERESA DE TU EMPRESA

negociación con bancos - claves avanti

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

La anticipación en la negociación con bancos es fundamental, por eso, es necesario que realicemos una planificación previa en la que asumamos cuáles son las fortalezas y debilidades de nuestra empresa para ir variando la estrategia de negociación en función del contexto, la dimensión de la compañía, el volumen de negocio y las garantías a aportar.

¿Por qué anticiparnos es tan importante? Porque las entidades bancarias van a estudiarnos a fondo y cuanto mejor preparados estemos y más fácil se lo pongamos, mejor impresión vamos a causar.

Aquí te proponemos 5 cuestiones que no debes olvidar cuidar cuando vayas a negociar financiación.

Las prisas nunca fueron buenas

El banco siempre va a necesitar tiempo para el análisis y asimilación de la información sobre nuestra actividad y riesgo por lo que una excesiva prisa en la solicitud de financiación o las solicitudes de última hora se valorarán de forma negativa y se pueden relacionarla con una mala gestión. En relaciones duraderas en el tiempo, este proceso, será mucho más breve pero para que así sea tendremos que tener toda la información sobre nuestra empresa al día.

Pon en alza tus valores de empresa

Es el momento indicado para presentar nuestros mayores logros y ventajas competitivas como compañía que pueden ser de muy diversa índole como nuestra larga trayectoria, liderazgo en el sector, calidad de nuestros productos, ventaja competitiva, capacidad de pago. Es la presentación de tu empresa, aprovéchalo.

Convierte tus debilidades en oportunidades

Las fuentes de información de cualquier entidad bancaria son muy efectivas por esta razón, debemos adelantarnos y presentar nuestras debilidades o información desfavorable junto a planes de mejora para su resolución, si aún estamos en el proceso, así como las justificaciones documentales que prueben que esa debilidad ha sido superada. Por ejemplo, un problema de pagos con un proveedor que ya ha sido resuelto pero que en ese momento aún conste en ficheros oficiales. De esta manera, nos adelantamos y reforzamos la confianza en nuestra profesionalidad.

Debes saber dónde echar el freno

Para conseguir las mejores condiciones posibles debemos saber cómo ofrecer negocio y hasta dónde podemos llegar en cada punto de la negociación con bancos. Las entidades bancarias también tienen unos límites en las condiciones que nos pueden ofrecer en un producto concreto y forzar más de la cuenta no es recomendable. Las relaciones establecidas y duraderas permitirán un mayor conocimiento del negocio por parte del banco pudiendo negociar en otros aspectos de forma que ambos quedemos satisfechos con el cómputo global de la negociación.

Los fondos solo pueden tener un destino: el que has comprometido

Uno de los aspectos más vigilados por la banca es la correspondencia del uso de los fondos solicitados con el previsto. Sobre todo en las financiaciones a largo plazo, que pueden ser vistas como un atajo para imprevistos pero que, siendo las más complicadas de conseguir, un destino distinto al comprometido nos puede cerrar la puerta en próximas negociaciones. Hacer el uso de los fondos según lo convenido a la hora de su solicitud, una vez más, contribuirá en nuestra credibilidad como cliente y sumará positivos en las revisiones anuales.

Recibe las últimas novedades y consejos

Suscríbete a nuestra newsletter

Sin spam, solo contenido de tu interés

¡Una pregunta muy rápida!

¿Quieres probar nuestra Demo gratuita de la plataforma de compras Avant+?

Prueba Gratis